O por qué la cinta más relevante del año corre el riesgo de convertirse en el nuevo ‘Avatar’.