Esto llega a su fin. Como todo lo que merece la pena, el Zinemaldia ha pasado volando, casi sin darnos cuenta, entre pintxos, películas, cafés, ruedas de prensa y cañas con los amigos. Y es que cada año nos da más pena despedirnos de la ciudad Donostiarra porque la vuelta a la realidad es muy...